Delincuencia juvenil.

Anoche salí de copas con una amiga que hacía tiempo que no veía, y al final acabamos hablando de algo como es la educación de las personas, si se deberían endurecer las penas o no, y todo lo relativo a ello.
Comenzamos con las penas, ella opinaba que deberían endurecerse en según qué casos, cosa en la que estuve de acuerdo con ella, pero poco a poco el tema fue llevándonos a la zona de los delitos de menores.
Un menor que viola y tortura por ejemplo acaba cumpliendo una pena mínima simplemente por el hecho de ser menor, tenga 14 años o tenga 17. Ella me contó un caso de un menor que cuando cometió el delito solo le faltaban 3 días para cumplir los 18 años, y que deberían haberlo juzgado por la ley penal “de adultos” y no la de menores, porque al fin y al cabo, con tres días más o menos, es igual de consciente de lo que a hecho. Claro, hasta ahí parece todo bastante coherente, pero yo plantee una duda…si a ese menor se le condena como un adulto, cuando venga un menor de 17 años, los familiares de la victima pueden pedir lo mismo, porque al fin y al cabo, el otro “delincuente” también tenía 17 años. Pienso que se ponga el límite que se ponga en la ley del menor para aplicarla a ellos al fin y al cabo es la que hay, y si la ley del menor fuera de los 14 a los 16 años nos quejaríamos exactamente igual, porque pensaríamos que, total, un crio al que le quedan 3 días para cumplir los 16 también se le debería aplicar la ley del “adulto”, ¿no?.
Por otra parte yo argumenté que normalmente, y de momento hasta que no me enseñen un caso claro; la culpa es de los padres, de la educación que le han dado a su hijo, porque una persona que a sido bien educada (y con bien educada no me refiero vivir en los mundos de yupi y perfección) no acaba haciendo las atrocidades que cometen algunos de estos “pequeños” delincuentes.
Por lo tanto, pienso que endurecer o no las penas, sería digno de debate, pero mucho más digno sería en el caso de menores que salen impunes de la mayoría de delitos, que además de endurecer o no las penas, los padres acarrearan con alguna responsabilidad judicial por parte de sus hijos, es decir, condena al hijo, pero también al padre. Está claro que no todos los padres tendrán la culpa de los delitos de algunos menores, pero hoy en día, en la sociedad en la que vivimos, lo más normal es que los propios padres generen sus propios delincuentes por comodidad, facilidad y pasotismo en la educación.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s