Galletas de avena y almendra.

Ingredientes (12 galletas más o menos):
-2 cucharaditas de azúcar moreno.
-2 cucharaditas de miel.
-1 cucharada de aceite de oliva.
-2 claras de huevo.
-Media cucharadita de canela.
-Media cucharadita de extracto de vainilla.
-1 taza de avena (ya bien en copos como molida).
-Tres cuartos de taza de salvado de avena.
-2 cucharaditas de salvado de trigo.
-2 cucharadas de almendra molida.
-1 cucharadita de semillas de chia.

Preparación:
Ponemos en un bol el azúcar moreno con el aceite de oliva y removemos bien. Añadimos las claras de huevo y batimos de nuevo hasta que quede todo bien mezclado (yo uso unas varillas de mano para ello).
Cuando lo tengamos, incorporamos la canela, la vainilla y volvemos a remover bien todo.
Agregamos poco a poco el resto de ingredientes, la avena, el salvado de avena, el salvado de trigo, la almendra molida y las semillas de chia, y removiéndolo todo bien, se nos irá haciendo una masa mucho más consistente que igual con las varillas se nos hace difícil de manejar, cuando llega a este punto, lo mejor es usar las manos.
Encendemos el horno a unos 180 grados para que vaya recalentándose.
Mientras, ponemos papel vegetal en la bandeja de horno, y ahora tenemos dos opciones.
 Poner toda la masa en el papel, poner otro papel vegetal encima y pasar el rodillo para hacer una masa fina, retirar el papel de encima y de ahí con un molde ir sacando galletas.
O ir cogiendo la masa del bol con la mano e ir dándoles forma irregular, haciendo una bolita y aplastándola un poco con la mano (como hice en esta ocasión).
Las vamos poniendo en la bandeja, las horneamos de unos 15 a 20 minutos, dejamos que se enfríen y listas.

Toque personal:
Esta receta podéis adecuarla a vuestro gusto o a lo que tengáis por casa, si no tenéis de una cosa (en lo que a cereales se refiere) añadir más de otra y listo.
Se le pueden añadir diferentes cosas ya al gusto, como algunas pasas, o frutos secos, o incluso un poco de cacao desgrasado en polvo.
Las semillas de chia logran un efecto saciante por lo que estas galletas, además de matar el gusanillo de algo dulce (siento sano)además nos saciará con poquita cantidad.
Las galletas no se quedan muy crujientes ya que al llevar miel las ablanda un poquito, pero aun así están buenísimas.
Un dato muy importante también es dejarlas enfriar en una rejilla si es posible (yo cojo la del horno, la pongo en el banco de la cocina de forma que quede un huequito por debajo para que airee y listo) y una vez frías, para conservarlas lo mejor es en una caja típica de galletas de esas de aluminio, lo que impide que se pongan blandas y gomosas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s