Lasaña de berenjena y atún (sin bechamel).

Ingredientes: (1 ración)
-Media berenjena grande.
-Media cebolla.
-Una lata de atún.
-Un tomate grande maduro.
-5 placas de lasaña precocida (placas duras que en el propio horno se hacen).
-Medio vaso de leche.
-Queso en polvo.
-Una loncha de queso.
-Ajo en polvo.
-Albahaca.
-Pimienta.
-Nuez moscada.
-Salsa de soja.

Preparación:
Pelamos y partimos en trocitos la cebolla y la berenjena (cuando más pequeños los trozos, antes se harán). Cuando lo tengamos, lo ponemos en una sartén antiadherente (si vemos que se nos pegase añadiremos un chorrito de agua en vez de aceite) a fuego lento-medio hasta que se nos cocine y se queden blanditos.
Cuando ya tengamos la verdura pochada, añadimos la lata de atún bien desmenuzada (atún al natural o retiramos el aceite de la lata antes), el tomate cortado en cuatro trozos grandes (da igual como sea ya que se va a destrozar), un chorrito pequeño de salsa de soja (una cucharadita aproximadamente), un toque de pimienta, de ajo en polvo y de albahaca, removemos bien y subimos el fuego, sin dejar de remover, y cuando el tomate comience a cocinarse lo chafaremos.
Cuando tengamos lista la mezcla, apagamos el fuego y reservamos.
Por otra parte, en una cazuelita, preparamos lo que hará el papel de bechamel, pero más sano, ponemos el medio vaso de leche a calentar, cuando este caliente, añadimos queso en polvo al gusto (yo suelo echar una cucharada rasa), un toque de nuez moscada, removemos, subimos el fuego y dejamos que reduzca un poco (hervir durante un minuto más o menos) para que los sabores se impregnen.
Y ahora toca montar, en un plato o fuentecita, ponemos una placa de lasaña, una capa de la mezcla de berenjena y atún, una cucharada de la falsa bechamel, una placa de lasaña…y repetimos, hasta la última placa de lasaña, que pondremos, la loncha de queso y lo que nos haya sobrado de la falsa bechamel.
Llevamos al horno según las instrucciones de la caja de placas de lasaña compradas respecto a tiempo y temperatura, y listo.

Toque personal:
Es una lasaña diferente a la de carne, y a su misma vez sana, perfecta para acompañar de una ensalada.
Esta receta es de una ración, pero podemos hacer más cantidad en una fuente multiplicando los ingredientes.
La hice sobre la marcha, probando y la verdad es que el resultado me encantó, y el toque de usar un tomate maduro en vez de añadir tomate frito me gustó bastante, aunque también podéis mezclarlos, y la salsa de soja me da la sensación de que intensifica los sabores, siempre que no te pases de cantidad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s