Galletas crujientes de avena sabor chocolate blanco y gofre con arándanos.

Ingredientes:
-Dos cucharaditas de azúcar moreno.
-Una cucharada de aceite de oliva.
-Dos claras de huevo.
-Media cucharadita de aroma de vainilla.
-Media cucharadita de canela.
-Tres cuartos de taza de harina de avena sabor gofre y chocolate blanco.
-Un cuarto de taza de copos de avena normal.
-Tres cuartos de taza de salvado de avena.
-Dos cucharadas de salvado de trigo.
-Dos cucharadas de coco rallado.
-Una cucharadita de semillas de chía.
-Arándanos desecados para decorar.

Preparación:
Ponemos en un bol el azúcar moreno junto con el aceite y mezclamos bien, después añadimos las claras de huevo y removemos hasta que esté integrado.
Incorporamos los toques de vainilla y canela, y removemos bien de nuevo.
Vamos a ir añadiendo los elementos sólidos y moviendo bien poco a poco, la harina de avena, los copos de avena, el salvado de trigo y de avena, el coco rallado, y por último las semillas de chía.
Se nos quedará una masa cada vez más consistente hasta que tengamos todos los elementos.
Si vemos que se nos queda demasiado duro, añadiremos un chorrito de leche hasta que quede la textura deseada.

Ponemos a precalentar el horno a unos 180 grados.
Mientras vamos a montar las galletas en la bandeja del horno sobre papel vegetal. Yo para que me sea más fácil de manejar la masa con las manos intento tener el lado un vaso de agua para mojarmelas cada vez un poco, de esta manera no se nos pegará la masa tanto.
Tenemos que hacer bolitas con la masa, yo lo hago con las propias manos, la pongo en la bandeja y la aplasto con los dedos.
Una vez tenemos toda la bandeja llena de galletas, ponemos arándanos desecados por encima al gusto.
Lo metemos en el horno durante unos 15 o 20 minutos (según cada horno), y cuando se vayan tostando los bordes estarán listas.
Las sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla (yo uso la del propio horno), esto hace que respiren y no se queden blandas al sudar.
Cuando las tengamos, las guardaremos a poder ser en una caja metálica para que se mantengan crujientes.

Toque personal:
Yo les pongo muchas cosas variadas, pero tanto el salvado de trigo como el de avena, se pueden sustituir por avena simple o por harina de avena, yo lo hago así para ir gastando lo que tengo, además me gusta.
El toque de las semillas de chía le aporta un poco más de proteína y a la vez es un alimento saciante, lo que hace que entre eso y la avena te hinchen lo suficiente como para comer algo dulce pero no necesitas un montón de cantidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s