Bajo la sombra del buho. III.I.

-¿Qué demonios?… ¿Qué eres tú?- dijo el hombre asustado retirando su espada del brazo de la mujer.
-No te importa lo que sea o deje de ser, aquí lo único que importa es que no te atreverás de nuevo a atacarme, por tu bien- contestó ella serena y con una sonrisa amenazante en los labios.
-¿Eso es lo que te crees? ¿Qué por haberme parado una vez no voy a atacarte más?- se rió- ¿Y me lo dice una mujer enclenque?- amenazaba el hombre poniéndose firme de nuevo ante aquella mujer.
-Te lo digo yo, y con eso, debe bastar. Sino, créeme, te arrepentirás. No sabes ni quién soy, ni qué soy, y por lo tanto no sabes lo que puedo llegar a hacer…y realmente, no me apetece dejarte en ridículo delante de toda esta gente ante la cual no has hecho más que deleitar con tu fanfarronería y tus historias.
-Me está empezando a cabrear señorita, y ni tú, ni todos los hombres de esta posada juntos podrían derribarme.-dijo, cada vez más enfurecido y con la rabia pisándole los talones ante el poder ser humillado delante toda esa gente por una insignificante mujer.
-Avisado has quedado- expuso ella con faz impasible- …no seré yo la que empiece una pelea sin sentido…
-¿Qué piensas? ¿Qué por ser una mujercilla de poca monta con mal genio voy a dejar que me ridiculices delante de toda esta gente? Estás muy equivocada. Pagareis todos y cada uno de los insultos que habéis propagado a mi persona.
Diciendo esto, alzó su espada y volvió a atacar de nuevo, esta vez, directo al cuello de aquella mujer…y de nuevo, el mismo resultado…una piel de acero inquebrantable había vuelto a parar el golpe como si nada.
El hombre enfureció, cada vez más y más sin dejar de golpear el cuerpo de esa mujer que cada vez  quedaba exactamente igual de intacto ante los feroces golpes de esa bestia y su enorme espada…hasta que la fuerza y el cansancio lo quebraron, y atónito quedó frente a esa extraña mujer, asustado, mirándola fijamente.
-Ya te avisé de que sólo quedarías en ridículo empezando una pelea absurda conmigo.
-¿Cómo puede ser?-observó su espada que a tantos hombres había conseguido quitar la vida-  Mi espada no te ha hecho ni un solo rasguño… ¿qué eres?- contestó el hombre agotado frente a ella.
-No importa el por qué, ni qué soy, lo único que debería importarte en este momento, con el temperamento tan irracional que has mostrado, es la mirada de todos los seres de este lugar, que están posadas en ti analizando lo absurdo e inconsciente que has sido, es el pago por tu fanfarronería.
Se hizo un total silencio en la posada, el hombre notaba las miradas clavándose en su nuca, se giró con mirada desafiante hacia todos ellos, volvió la vista al frente, y empuñando su espada hacia la mujer lleno de rabia.
-Ya me las pagarás, niñita envalentonada, ten por seguro que nos volveremos a ver, y entonces, acabaré contigo sin ningún tipo de piedad- y cogiendo su alforja, dio media vuelta y salió de la posada arrojando cualquier cosa que se interpusiera en su camino.
Un silencio sepulcral invadió la posada y todas las miradas se dirigían a aquella mujer que acababa de dejar impresionados a todos los presentes con su osada aparición.
-¡Posadero, una ronda para todos, invito yo!-gritó ella dirigiéndose hacia la barra.
Y de repente el silencio y las miradas se convirtieron en alaridos de agradecimiento de todos los presentes.
-¿Está segura de querer pagar una ronda a todas las personas de esta posada señorita?- le dijo en voz baja el joven detrás de la barra.
-Sí, no te preocupes- dijo tendiéndole una bolsa llena de monedas al posadero sin dirigirle la mirada y poniéndose de nuevo la capucha sobre la cabeza- Creo que con este dinero habrá más que suficiente para pagar la ronda, y para poder pasar una noche tranquila en este lugar, ¿verdad?- en ese momento levantó la vista hacia el posadero, y ante sus ojos vio a un joven de pelo cenizo y ojos claros que le sonreía mientras se le iluminaba la mirada.
Por supuesto que sí- contestó aquel hombre acercándole a su vez una gran jarra de cerveza fría.
-Sírvete tú otra gran jarra, invito yo, que después del numerito que te acabo de montar aquí, te la has ganado.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s