Pan de harina de avena y centeno integral.

Ingredientes:
-100g de harina de centeno integral.
-80g de harina de avena (copos triturados).
-5 claras de huevo.
-Una cucharada de aceite de oliva.
-3-4 cucharadas de agua.
-Un sobre de levadura de panadero en polvo.
-Semillas al gusto (opcional).
-Sal.
-Especias al gusto (opcional).

Preparación:
Ponemos a precalentar el horno a unos 180 grados.
Preparamos por una parte los ingredientes sólidos, la harina de avena, de centeno integral, la levadura, la sal, las semillas (en mi caso he usado de lino y se cáñamo) un puñadito pequeño de cada, y las especias (elegí ajo en polvo y albahaca, que le dan un toque delicioso), y lo mezclamos todo bien en un bol.
Por otra parte vamos mezclando el resto a parte, las claras de huevo, el aceite de oliva y el agua.
Cuando lo tengamos, vamos añadiéndolo a la mezcla sólida poco a poco mientras no dejamos de remover hasta que se nos quede una masa consistente, ni muy ligera, ni muy dura, pero que no podríamos manejar con las manos.
Cuando la tengamos, preparamos un molde, lo engrasamos, metemos dentro nuestra mezcla, espolvoreamos por encima si queremos algunas semillas para decorar, y lo metemos en el horno, durante unos 20 minutos aproximádamente (ya sabéis que cada horno es un mundo, el truco es cuando esté doradito, clavéis un palillo y salga limpio).
Cuando ya esté hecho, lo dejaremos atemperar encima de una rejilla para que respire (yo uso la misma del horno encima de la encimera de la cocina), y listo.

Toque personal:
¡En un pan que queda delicioso! Quería probar a usar harina como la de centeno, no tenía todas conmigo de que el resultado estuviese así pero al final salió.
La elección de las harinas, las semillas y las especias (o incluso si queréis frutos secos), lógicamente se pueden adecuar a lo que tengamos en casa o nos guste, yo usé esas porque era las que tenía y pensé que la mezcla podría salir muy buena y así fue.
El pan dura bastante si se guarda en un recipiente metálico (como la típica caja para galletas), pero sino, recomiendo meterlo en la nevera. No se pone duro y aguanta como el primer día.
Por cierto, ¡tostado, es como a mi más me ha gustado!
Y tengo pensado a la próxima doblar cantidades para que salga más alto y usarlo por las mañana para mis tostadas de desayuno.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s